¿Y si en vez de planear tanto, volamos más alto? -Mafalda

Hace unos días, tumbada en el sillón con mi hermana de almohada, escuché una frase que me hizo eco, “el mayor reto de la vida es aprender a vivirla”. Parece una frase simple, ¿no? pero no ha dejado de dar vueltas y vueltas en los pasillos de mi corazón. En una sociedad donde todo es relativo, rodeada de jóvenes donde toleran mis principios pero no necesariamente se sienten atraídos a experimentar a Cristo, donde la palabra “absoluto” es sutilmente quitada del vocabulario, ya que denota extremismo y falta de flexibilidad, me paro a pensar si estoy viviendo la vida que quiero o la que me han impuesto.

Aprender es un verbo activo, totalmente intencional que requiere de un esfuerzo y genera la activación del motor intrínseco de la curiosidad. Aprender a vivir es una escuela que dura toda la vida, entender las etapas y los tiempos de Dios, si bien me doy cuenta que los años me han hecho más flexible también me doy cuenta que mis principios y valores se han afirmado más convirtiéndose en convicciones apasionadas. Convicciones que me llevan a comprometerme, comprometerme con lo que creo y en quien creo y eso me lleva a seguir aprendiendo, indagando, profundizando y enamorandome más de la vida que vivo, hoy.

Este trimestre ha sido un tiempo de adaptarme y aprender. Como asistente de dirección en el Alfarero he estado ayudando en el área comercial y ministerial. El Alfarero como Asociación Civil, ha desarrollado un plan comercial para hacer el área de atención social sostenible, conformado por un Centro de Eventos, una cafetería y el alquiler de oficinas virtuales para emprendedores y freelancers. Debo decir que mi experiencia previa en marketing, estudio de mercado, atención al cliente era sumamente baja, pero estoy descubriendo que es un área que me gusta y que puede ayudarme a seguir desarrollando mis conocimientos. He estado involucrada en las actividades del café, eventos, venta de oficina virtual y Chance (Empresa social del bijuteria).

12472530_1051944881514441_7806832429202218417_n.jpg
Cafetería El Alfarero

En el área ministerial he estado trabajando en el Centro de Atención Familiar Alfarero, CAFA, desarrollando el material y preparando al equipo de voluntarios para atender a las víctimas de violencia. Bolivia es el segundo país, después de Haití, con mayor violencia en américa latina, como Alfarero sentimos la necesidad de seguir trabajando de forma integral y efectiva para no solo ser canales de restauración sino también crear una red de prevención contra la violencia. Este trimestre se han capacitado un grupo de 15 voluntarios para emprender, en equipo, este nuevo reto que es el CAFA, estamos apuntando a que en el mes de agosto podamos tener el primer grupo de apoyo RED para mujeres que sufren violencia.

En recursos humanos estoy trabajando fuertemente con el equipo y liderazgo el programa de Modificabilidad Cognitiva Estructural para la mejora de las funciones cognitivas. La mayoría de nuestro equipo de trabajo es universitario o está en edad universitaria, desde el Alfarero les brindamos apoyo cognitivo y práctico para el desarrollo integral de sus capacidades intelectuales y sociales.

4bc193ad-5e41-4ea7-9f87-9c100adeef47
Programa de Modificabilidad

Sigo capacitandome, ya he terminado el octavo semestre de la carrera y estoy en la recta final para recibir mi licenciatura en Psicología Organizacional. En la maestría de Consejería Bíblica este trimestre he tomado los cursos de Sexualidad Bíblica, Crisis de Embarazo, Misión Integral, Profundizando Intimidad con Dios, Visión y Desarrollo de Proyectos y Contextualización Bíblica. La idea inicial con la maestría era poder terminar y graduarme este año en el nivel 3, pero después de mucha lucha con mi horario y agenda he tomado la decisión de dilatar la maestría un año más y graduarme en el 2017 en el nivel 5.

Estamos a 5 meses de la boda, Sergio y yo caminamos juntos, emocionados y nerviosos. Ya estamos viendo los detalles, lugar, vestido, invitaciones y si bien es verdad hay momentos donde nos sentimos abrumados, vemos la fidelidad de Dios y el cariño y apoyo de nuestras familias y amigos. Es una aventura y estamos tan agradecidos de no sabernos solos y tener la convicción de que formamos parte de una comunidad que nos cuida y vela por nosotros.13445496_10208762644199388_6146527597292011797_n

Son muchas cosas, mis días siempre están cargados, pero la frase viene una y otra vez a mi mente “El mayor reto de la vida es aprender a vivirla” y realmente quiero aprender a vivir la vida que Dios me ha dado en plenitud y esperanza, capaz dejar de planear todo tanto y empezar a volar más alto, como dijo mi amiga Mafalda.

Pido vuestras oraciones para:

  • Sabiduría para el desarrollo del material del Centro de Atención Familiar Alfarero, que Dios traiga a las personas que tienen que trabajar con nosotros y a las mujeres que están sufriendo y necesitan ser rescatadas.
  • Provisión para la nueva aventura que nos embarcamos con Sergio.
  • Sabiduría para poder administrar bien mis tiempos entre los estudios, el trabajo, la empresa y la familia.
  • Que Dios mantenga nuestro corazón alineado a Su voluntad a pesar de que haya mucho movimiento a mi alrededor.
  • Por el ministerio El Alfarero, donde estoy sirviendo, que podamos reflejar Su amor y transmitir la Esperanza que encontramos en Él a todos los jóvenes que alcancemos.

 

Ala de Colibrí

Ala de Colibrí

ala

Se admiten niñas asustadas con anhelo de aprender, curiosos, soñadores, buscadores quebrantados, en el taller donde se reparan alas de colibríes, el taller donde reposo hoy.

El año 2015 fue un año de retos, de cambios, de decisiones y elecciones, fue un año de ajustes, de buscar, de aprender y arriesgarse. Un año donde terminé una etapa y me lancé a otra totalmente nueva, pero no sola. Después de 7 años de servicio a la infancia en riesgo en Perú y Bolivia, extendiendo el Reino a través de la Asociación Nuevos Pasos, sentí que Dios me estaba incomodando para que mirara hacia otros lugares y necesidades. 

En Febrero del 2016 entré a trabajar, como asistente de dirección, a la Asociación Civil “El Alfarero”, un ministerio boliviano, que tiene como misión acompañar a universitarios o jóvenes en edad universitaria y líderes, trayendoles luz y esperanza satisfaciendo sus necesidades integralmente. http://www.alfarero.org/ 

Santa Cruz de la Sierra, registra la mayor población universitaria del país, con más de 100.000 jóvenes que estudian en 17 universidades públicas y privadas. En diferentes estudios realizados por investigadores independientes y por dependencias gubernamentales se sabe que la Universidad Boliviana ha venido de más a menos en su calidad educativa debido a varios factores: el crecimiento de la matrícula, ausencia de un reglamento de tiempo límite para realizar estudios en las carreras, el co-gobierno paritario entre estudiantes, profesores y autoridades; presupuesto no siempre a la altura de las necesidades. La realidad es que la baja productividad de las universidades es alarmante.
La deserción de estudiantes es muy alta, en el orden del 15 % anual del total de los matriculados. Esto significaría que el 77 % de los que abandonan la universidad cada año, lo hacen sin concluir sus estudios.

El Alfarero se levanta como una extensión del corazón de Dios para alcanzar a los jóvenes en edad universitaria que se están preparando para asumir la posta de liderazgo del país. Queremos transmitir esperanza pero también acompañar al liderazgo emergente en esta etapa tan crítica de toma de decisiones. Tenemos un café para ofrecer a los universitarios un tercer espacio para crear comunidad, una biblioteca que ofrece centenares de títulos e información, tambíen ofrecemos consejería, mentoreo y se está levantando un centro de atención familiar para trabajar con mujeres víctimas de violencia y sus agresores.

Como os compartía, ha sido un tiempo de cambios, de pasar a ayudar a niños a leer a ayudar a universitarios a entender sus emociones, de usar jeans y polera a usar agenda y reloj, pero a pesar de todos los cambios a los cuales me he tenido que adaptar, la esencia, el motor es el mismo, Su amor y la extensión de Su Reino.

Este año está lleno de retos, terminar mi carrera (Psicología), la maestría (Consejería Bíblica), casarme (con el que ha sido mi compañero de camino estos últimos dos años, Sergio Salek), tambíen he emprendido una empresa social llamada Peregrina https://www.facebook.com/empresasocialperegrina/ que trabaja a favor de la infancia en riesgo, sobre todo ahora enfocada en los refugiados. Todo esto está enfrascado en este increíble año que Dios me ha preparado y realmente me hace feliz que puedas acompañarme una vez más en este viaje. 

Aun a pesar de todo este movimiento me siento en el taller, no cómoda, pero si expectante de ver lo que Dios está haciendo en mi corazón, no siempre es agradable que estén hurgando en las entrañas del alma pero al final, el resultado siempre es hermosamente asombroso. Me siento como un colibrí, la más pequeña ave del reino animal, pero haciendo zumbar las alas para hacer mucho ruido.

Pido vuestras oraciones en esta nueva etapa:

  • Sabiduría para poder administrar bien mis tiempos entre los estudios, el trabajo, la empresa y la familia.
  • Finanzas para poder hacer frente a una vida en matrimonio.
  • Que Dios mantenga nuestro corazón alineado a Su voluntad a pesar de que haya mucho movimiento a mi alrededor.
  • Por el ministerio El Alfarero, donde estoy sirviendo, que podamos reflejar Su amor y transmitir la Esperanza que encontramos en Él a todos los jóvenes que alcancemos.